Empalar sin acritud

empalar

        Pedro Simón, con fotografías de Alberto De Lillo, ha publicado en El Mundo, el domingo 24, el primer artículo de la serie “La España del despilfarro”, ”12 millones para poder esquiar en un secarral de Valladolid”. Han pasado varios días y todavía sigo flipado. Enhorabuena a los periodistas; a mí me han ganado para los restos.

Enormidad de la rapacería: construcción de un complejo de esquí seco en Villavieja del Cerro, un pueblo de cien habitantes en el centro del secarral mesetario,pueblo del ski 3

pueblo del ski 2

       El proyecto ocuparía nueve mil quinientos metros cuadrados; estaría dotado de dos pistas destinadas a la práctica del esquí seco (material deslizante ‘snowflex’), una cafetería-restaurante, una tienda de artículos deportivos, un aparcamiento para cien vehículos, una pista de hielo, un campamento infantil, y rutas a caballo; y con una previsión de cuarenta mil visitas en el primer año (sin contar los caballos). Las obras se paralizaron cuando los ecologistas denunciaron que se ejecutaban sobre una zona de monte quemado, un delito medioambiental (Ojito, que el monte tiene un valor ecológico parecido al parque natural de los Picos de Europa). En la actualidad el proyecto se encuentra paralizado por el Tribunal Constitucional. Llevan robados doce millones de euros.

        Ahora, lo que nos toca es buscar un uso alternativo a la obra, algo provechoso para, sin añadir un solo euro más, compensar en lo posible el latrocinio insensato. Tontunas se han cometido siempre, no debemos engañarnos, pero el spanish manguis ha sido una epidemia devastadora, un símil a la peste negra medieval. Pondré algún ejemplo de imbecilidad pretérita:

gran muralla china 2       Este verano estuve en China y visité la Gran Muralla. Esta es una antigua fortificación construida en el siglo V a. C. para proteger la frontera norte del imperio chino de los ataques de los nómadas de Mongolia y Manchuria, o sea, para que no pasase ni el tato. Aproximadamente diez millones de trabajadores murieron durante su construcción, que para los chinos que existen tampoco es exagerado. En la actualidad para sacarle partido al monumento el gobierno chino permite pasear por él. Así, ahora caminan por allí unos veinticinco millones de personas al año que, solo con las entradas, dejan ciento setenta y cinco millones de dólares.

         Otra memez increíble fue la pirámide de Guiza. La mandó construir Keops como tumba para que al morir nadie pudiese piramide de giza 1saquearla. Utilizaron unos dos millones trescientos mil bloques de piedra, cuyo peso medio es de dos toneladas y media, aunque algunos de ellos llegan a pesar hasta sesenta toneladas. Con ese tamaño resultó complicado que pasase desapercibida, por lo que toditos los egipcios durante cientos de años intentaron saquear la tumba y alguno lo consiguió. ¿No hubiese sido más práctico enterrarle bajo unas piedras en cualquier recodo del gigantesco desierto? Ahora la pirámide es visitada también por millones de personas, aparece en las películas, se escriben libros y su insensato tamaño da para cantidad de programas sobre extraterrestres.

¿Qué alternativas existen para amortizar la pista de esquí de Villavieja del Cerro? Hace falta echarle mucha imaginación, pero yo la tengo. Hace años vi una película, cuyo título no recuerdo, en la cual los indígenas habían levantado una rampa enorme y al final habían colocado un mogollón de estacas de madera afiladas. Cuando el brujo o el jefe de la tribu deseaban conocer si alguien mentía le empujaban por el tobogán a ver qué pasaba. Si moría era un mentiroso y lo contrario.

Mi propuesta para Villavieja del Cerro: hincar un exagerado número de estacas al final de las pistas de esquí. Después, como atracción turística, se ubica al individuo -político, comisionista, concejal, sindicalista, corrupto en general o algún familiar de los anteriores- en la cima de la primera pista con una máquina de la verdad conectada a sus partes íntimas. Entonces se le pregunta: ¿ha robado, prevaricado, falsificado, comisionado, perjurado, etcétera? ¿Afirmativo?, pues un empujoncito. ¿Negativo?, salga usted por ese torno (acceso a la segunda pista, por si acaso la máquina ha fallado).empalar

 Tendríamos millones de visitantes, autobuses escolares, congregaciones eclesiales, congresos de empresas, alquiler de las instalaciones a otros países…. Incluso se podría utilizar para celebrar la jura de cargos electos. Sin apenas coste de mantenimiento: solo afilar los postes de vez en cuando y echarles mantequilla (con denominación de origen castellana) para que el puntero o pértiga se inserte con saña en la fofa carne del cuatrero. Yo me compraría sin falta una casa allí.

P.D.: ¿Alguien se acuerda del nombre de la película?