El mánager y el camello

           ¿Elegimos nuestro destino?

           En alguna encrucijada de mi vida ¿me equivoqué con laencricijada elección? Tampoco es que me sintiese, en ningún momento, obligado a tomar enormes decisiones, pero, quizás, en algún pequeño atajo –me encantan los atajos- me debí perder.

    Este asunto de los senderos, las veredas, las encrucijadas y las alternativas no es que me importe grandemente a estas alturas, más allá del interés que como escritor me suscita. ¿Cómo quejarme de la vida que tengo? Además, lo tengo todo fiado a la voluntad de Dios. Claro que, como ya sabemos todos los que le seguimos, su voluntad –lo que nos tiene preparado- es inescrutable -vaya palabreja-, vamos que el que nos “extravía” es Él.

          Esta disertación viene al caso por una entrevista interesante que Victor Lenore, en El Confidencial, realiza a Adolfo Cabrales, ‘Fito’ (Bilbao, 1966), con motivo del álbum recopilatorio, ‘Fitografía’, que sirve de excusa para la gira ’20 años, 20 ciudades’. junto con su banda, los Fitipldis.

fito 2

        https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-11-16/fito-cabrales-fitipaldis-fitografia-speed-manager-rock_1478015/

        Te transcribo algunas frases:
<Fito fue de uno de los primeros rockeros que cogió por los cuernos el toro del negocio. Decidió auto gestionar sus giras para evitar que le timasen. “Todavía quedan mánagers de posguerra: hablan con el puro en la boca, te invitan a una raya mientras negocias y al final te ofrecen una puta. He vivido el disparate de llenar un pabellón y que venga un mánager a decirme que solo habíamos cubierto gastos”>

       <La solución llegó en forma de colega que traficaba con speed. “Lo contraté por su éxito como camello. Mi mánager se llama Xabier Arretxe, alias ‘Polako’. Era batería punk y paseaba por Bilbao con su cresta morada. Tocó en Zer Bizio y en The Flying Rebollos. Fue ‘road manager’ de Extremoduro y de Platero y Tú”.>

      escudo    Ahora yo me pregunto, dónde erré para que, a pesar de mi título en derecho y mis tres máster, esté sin trabajo. Tampoco me preocupo. No me empeñaré demasiado en tener éxito.