Categoría: Las patrañas y realidades de Ruy Bertrán

cuarto de baño

Las nupcias.

Ruy Bertrán tuvo sus nupcias en julio de un año de finales del siglo XX. Ese día Ruy rememoró al padrino de la ceremonia, esto es, el padre de su esposa, su suegro, la primera vez que consumó el acto con su hija, Daniela, entonces solo una novia pasajera.

El impulso ocurrió una noche en casa de unos amigos tras la cena. Ruy y Daniela coincidieron en el pasillo, pues ambos buscaban el baño para aliviarse un tanto. El calentón de la opípara cena y las copas posteriores les llevó a entrar juntos al desmejorado, diminuto y pestífero baño. Allí torpe y malamente consumaron su pasión. Entonces Ruy, que era novato e inexperto en la delicadeza, con intención de agradar a la chica afirmó: a partir de ahora este será nuestro lugar favorito, y después, mientras tiraba de la cadena del wáter, concluyó: y esta será nuestra canción.